Son muchos los hechos que pasan en Venezuela en muy corto tiempo. Para poder analizar dónde estamos es necesario enumerar los que cada quien considere más importantes. A continuación como veo la situación actual.


El 6 de junio de 2017, el Ministro de la Defensa Padrino López sorprendió a la opinión pública con la siguiente afirmación:

No quiero ver a un GNB más cometiendo una atrocidad en la calle

La frase da para especular, cosa que ocurrió. Esta fue dicha después de una escalada de “atrocidades” de parte de los organismos represores que incluyó mayor utilización de metras, robos, emboscadas y hasta disparos por parte del CONAS desde una bomba de gasolina en Chuao. Más allá de eso, las palabras pronunciadas por el ministro revelan mucho. La primera es que afirma lo que ya la mayoría de los venezolanos sabíamos: la GNB comete atrocidades. Lo segundo es que Padrino llama a que no sigan. Para agregar un poco más de suspicacia, Francisco Ameliach, gobernador de Carabobo no tardó en secundar lo dicho por Padrino.

¿Es esto un distanciamiento de Padrino con respecto a Benavides y Reverol? ¿Es solo una frase para aparentar el rechazo al vil e innegable comportamiento? Es difícil evaluar su sinceridad o su ascendencia de mando después de lo ocurrido en días posteriores.


La Venezuela de hoy es una montaña rusa de emociones. Por una lado nos tocó vivir la muy triste muerte de Neomar Lander y por el otro la Vinotinto de fútbol nos dio una de las mayores alegrías del deporte venezolano de selecciones. Pero de ello surgió algo para mí mucho más importante en lo político, las declaraciones de su director técnico, Rafael Dudamel:

“Presidente paren ya las armas (…) Esos muchachos que salen a la calle lo hacen porque quieren un mejor país”

En el que, en un lindo homenaje público, se refiere (sin nombrarlo) a Neomar.


Las marchas continúan con una asistencia algo volátil, pero en promedio podemos afirmar que el ánimo de la gente sigue intacto ¿Hay cansancio? Sí, sin embargo la gente sigue saliendo, y ahora, se han sumado diferentes zonas del centro y del oeste de Caracas. La gente no se irá a las casas sin un cambio importante en lo político.

Ayer se dio una de esas manifestaciones que alimentan las ganas de seguir. Una vigilia en honor a los caídos en las distintas manifestaciones:


Otro de los hechos para hacer seguimiento fue la visita de la conferencia episcopal al Papa Francisco, cuyo rol en el proceso de dialogo ha sido muy cuestionado.

¿Esta visita desembocará en una postura más dura del Papa frente al gobierno venezolano? ¿Entenderá lo crítico de nuestra situación? Eso también está por verse.


Por último, uno importante. Un nuevo acto de la Fiscal Luisa Ortega Diaz para frenar la Constituyente, esta vez frente a la Sala Electoral.

Además, la Fiscal invita al “pueblo” a adherirse al recurso de nulidad contra la Constituyente. Esta fue la respuesta del TSJ-Gobierno:

En mi opinión lo realizado por la Fiscal es trascendental. Como compartía por redes sociales, no representa un puente para que el chavismo disidente pase a la oposición, o que esta última se pase al chavismo no madurista. Son dos puentes que unen a unos y otros en un terreno común.

Esto continúa, el camino es claro, las ganas siguen allí.

Anuncios